SI BUSCAS, ¡ENCUENTRAS!

BLOG CONCEPCIONISTA: ¡S I B U S C A S , E N C U E N T R A S !

TIEMPO PARA COMPARTIR... TIEMPO PARA DIALOGAR... TIEMPO PARA CONOCER... ¡DATE UN TIEMPO!
CON EL TIEMPO, TODAS LAS PREGUNTAS... ENCUENTRAN SU RESPUESTA

Alza tu corazón al cielo y vive desde el interior, apostando por los valores del Evangelio, al estilo de Jesús de Nazaret.
Camina, vive y sueña...
Realiza lo grande partiendo desde lo que aún es pequeño.
De la mano de M. Carmen Sallés y junto a María Inmaculada, grita con toda tu alma:
ADELANTE, SIEMPRE ADELANTE... DIOS PROVEERÁ.

sábado, 2 de julio de 2016

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 21


“Todo lo que hay que esperar del cielo, vendrá de la Santísima Trinidad” 

REFLEXIÓN de M. Benita Espadas, rcm

“Eres un cielo, estoy en el cielo, estoy en la gloria…” Son expresiones para indicar  que es algo sublime lo que se está viviendo o lo que significa la persona a la que se le dice; es como lo más grande a lo que podemos aspirar, es un estado de felicidad que, cuando ocurre, quisiéramos que el reloj se parara para siempre.

Esa debió de ser la experiencia de Pedro en el monte Tabor cuando le dice a Jesús: Nos quedamos aquí, acampamos, yo hago una tienda para cada uno y la felicidad plena. Dice después el texto que no sabía lo que decía. Así es, porque del cielo participamos “a goteo”, “a dosis”, mientras estamos peregrinando aquí en la tierra.

¿Quién no ha tenido momentos como ese de Pedro? Rebobina tu vida joven y descubre tus momentos de cielo; aquella palabra que levantó tu estado de ánimo, aquel abrazo de perdón, aquel lugar que fue “sagrado”, aquella compañía, una puesta de sol, aquel momento de encuentro con Jesús que sólo tú sabes, aquella convivencia, el saberte querido…

Esos momentos de cielo sólo nos pueden venir de quien es cielo, de la  Trinidad que es Dios-familia, Dios-relación, Dios-comunidad. Por eso los amigos fuertes de Dios dicen: “Quien a Dios tiene nada le falta”, disfrutan del cielo ya aquí en la tierra. 
video

domingo, 12 de junio de 2016

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 20


El Espíritu Santo es nuestro santificador, el fuego que llena el corazón de amor, el auxilio en el que podemos apoyarnos 
  
REFLEXIÓN de M. Dolores Velasco, rcm
De María dice el evangelio que fue bienaventurada por su fe. Nosotros podemos decir de M. Carmen que fue fundadora, porque además de tener alma de peregrina para recorrer los caminos de Dios,  creyó en la fuerza del Espíritu Santo y así se santificó.
Si nos presentásemos a un concurso y se nos preguntara a qué escuela fue M. Carmen, seguro que la respuesta acertada sería: A la Escuela del Espíritu Santo:
- Por Él se dejó enseñar.
- Con Él escribió la pedagogía concepcionista.
- En Él se santificó porque se hizo su confidente.

No sé si has visto muchas imágenes del Espíritu Santo, a lo mejor te han presentado símbolos, iconos, gestos, pero..., párate.
Anda, deja por un momento el móvil. Mira en tu cartera, en tu mochila, en tus bolsillos. Nada. Todo vacío. No te has encontrado con el Espíritu de Dios.
Busca en tu mente, en tu conciencia, rebusca en tu corazón:
¿No has devuelto alguna vez bien por mal? 
¿No has cedido ante la inoportunidad de un amigo?
¿No has vencido la tentación del pasotismo, del botellón irresponsable?
¿Has dicho alguna mañana GRACIAS, Señor por el día;  y por la noche, perdona, Señor, mis torpezas?
Ése es el fuego que enciende en tu corazón el Espíritu, es el auxilio que viene en tu ayuda para fortalecer tu debilidad. Es el móvil de nuestras acciones.
¡CUIDA! Que estar a la escucha del Espíritu, requiere un oído fino para detectar su voz. Recarga su batería en el silencio.
¿Verdad que lo creías más difícil, más lejano? Apúntate a su escuela y ponte en los primeros bancos. Ya ves dónde aprendió M. Carmen y qué segura estaba con ÉL.
El Espíritu Santo es el medio de comunicación más elevado y es todo un reto para los comunicadores.
Nos lo afirma la palabra de Dios en el libro de los hechos de los apóstoles: “Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo y seréis mis testigos.”
Cuando estés leyendo esto, imagina que estás viendo a M. Carmen agradécele este pensamiento e invoca al Espíritu Santo con estas palabras:

“Entra hasta el fondo del alma,
Divina luz, y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre, 
si Tú le faltas por dentro; 
mira el poder del pecado, 
cuando no envías tu aliento”.
Haz un hueco en tu vida al Espíritu de Dios y saborearás lo que es bueno.

viernes, 3 de junio de 2016

HAY QUIEN BUSCA... Y ENCUENTRA

En las estadísticas de nuestro blog hay una sección que se llama "público". Aquí podemos ver desde dónde nos visitan y, ordenados de mayor a menor, el mayor número de visitas proceden de España, Alemania, Estados Unidos, Ucrania, Venezuela, Polonia, Costa Rica, Italia, Japón, Argentina...
Si pensamos en los lugares donde hay presencia concepcionista, nos quedaremos pensativos al comprobar que en algunos de los países mencionados no hay ningún Centro Concepcionista pero, sin embargo, sí hay una presencia virtual a través de nuestro blog. ¡Qué gran alegría!
Lo mismo nos ocurre en España y sorpresas nos vamos llevando cuando nos escriben de algún lugar donde no tenemos colegios ni residencias y nos dicen que nos han conocido a través del blog.
Así nos ocurrió con el Coro Natividad de Málaga. Se pusieron en contacto a través de nuestro blog, buscando una partitura... y así nos conocimos.
Nos escriben dos componentes de este Coro. Gracias, Sara y María Jesús, ¡la música nos ha unido! y ojalá ese Espíritu al que cantaréis e invocaréis a través de la Secuencia que cantamos Tierra de Bendición os conceda sus dones y frutos para seguir evangelizando a través de la música y del Coro de vuestra Parroquia. Aquí nos tenéis también a las Religiosas Concepcionistas para lo que necesitéis.



Somos el coro de la Parroquia Natividad del Señor, de Málaga, en la barriada de la Paz. Hace unos años, María Jesús, mi compañera, que en una foto se la ve tocando el piano, empezamos a ir a una Parroquia que se llama Santo Ángel,  para que un sacerdote nos enseñara un poco de guitarra. Eso fue creciendo y además de ir nosotras dos, empezaron a unirse niñas y niños de nuestra parroquia, y así poco a poco, pudimos ir aprendiendo cantos, y al final conseguir que en conjunto sonara un coro. Hace unos dos años que empezamos a tocar ya con más confianza, ya somos muchas y muchos, en la parroquia nuestra comunidad está muy contenta, ya que el coro lo forman los jóvenes que pertenecen a ella, y bueno como veis en las fotos, tenemos también un chelo, así que intentamos buscar o sacar por nosotras mismas la melodía de los cantos, para poder así hacer una melodía al chelo. Por eso mi amiga, buscando "Ven Espíritu Divino", buscó el autor de la canción y encontró al Grupo “Tierra de Bendición” y a las Religiosas Concepcionistas. Muchísimas gracias por la partitura, y aquí estamos si queréis alguna cosa. 


 Coro Natividad de Málaga

martes, 24 de mayo de 2016

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 19

La bendición del Padre, el amor del Hijo, la gracia del Espíritu Santo, sean con nosotros ahora y siempre”

REFLEXIÓN de M. Rosa Chao, rcm
Este es el broche de oro de una oración que todos los concepcionistas dirigimos a María.
¡Cuántas veces lo repetimos! Y tal vez en algún momento nos hemos parado a preguntarnos por lo que decimos. Pero, ¿qué pedimos a María Inmaculada? Sí, porque es a María Inmaculada a la que, como Madre, le pedimos que estén con nosotros la bendición del Padre, el amor del Hijo, de Jesús, y la gracia, la vida que nos da el Espíritu Santo.
Pues, la verdad,  es que es una petición que yo hago de carrerilla… Voy a hacerla despacio:
Primero pido la bendición del Padre, bendecir es bien-decir. Acojo con alegría que el Padre, que me ama, está contento conmigo, le gusta cómo soy…; mi capacidad de pensar, mi corazón que puede amar y recibir amor; mi capacidad de   entregarme, de ayudar…de poder  bien-decir de los demás, de los amigos y de los que no piensan como yo, e incluso, de bien-decir a los que no hablan bien de mí.

    Dios Padre tú me bendices, porque me has creado, me conoces, me acompañas con tu providencia, y derramas tu bondad contagiosa para que yo también bendiga.
Después pido el amor del Hijo, de Jesús… ¡y que amor! Hasta el extremo.

    Déjame Señor conocerte internamente y dejarme seducir. Hacerme compañía para Ti y querer ser como Tú, amarte y seguirte más, apostar mi vida junto a ti. Sé, que tú me quieres ver, amando hasta el extremo. Tú me das todo tu amor para que yo siga amando.
Por último pido la gracia del Espíritu, sí la que cubrió a María con su sombra cuando el Ángel le anunció que sería Madre de Dios, la gracia que M. Carmen sabía que nunca nos va a faltar. Gracia que es vida, luz, fuerza;

    Espíritu Santo  grita en mi corazón ¡Abba, Padre!, dame la gracia que hace que Jesús viva en  mí y que yo pueda salir de mí y anunciar a todos, como María, que Dios es grande y derrama su misericordia en cada uno de nosotros. 
Esto es muy fuerte que todos sepan que el Padre nos bendice, que Jesucristo nos ama y que el Espíritu nos acompaña para anunciarlo.
Gracias María, haz Señora consigamos  este regalo maravilloso.

video

lunes, 9 de mayo de 2016

MISERICORDIOSOS COMO M. CARMEN

Estamos en el Año de la Misericordia y a través de diferentes medios se nos han dado a conocer las Obras de Misericordia y se nos invita a practicarlas. Estas obras son un precioso "catálogo" de acciones que van acompañados de sentimientos y actitudes, que hacen efectivo y concreto el amor fraterno, distintivo de los cristianos.
Las obras de misericordia se han enumerado en catorce, pero no deben ser catorce, sino tantas cuantas miserias encontremos en el camino. No se trata sólo de HACER, sino de SER. No basta hacer obras de misericordia sino SER MISERICORDIOSOS y esto, no se mide con obras, aunque lo expresen. Uno siente la misericordia interiormente y necesita expresar exteriormente esa llamada que siente por dentro de atender las miserias que encuentra a su alrededor. Y la compasión que ha sentido le lleva a realizar una obra que llamamos de misericordia.
Algo de esto vivió una alumna de 4º de Secundaria del colegio de Pozoblanco, implicando a toda su clase una mañana. Seguramente alguno de los que nos estáis leyendo también habéis tenido alguna experiencia de misericordia, anímate a compartirla en nuestro blog y así, entre todos, nos iremos contagiando y conmoviendo ante las miserias de nuestro mundo.
Gracias 4º ESO Pozoblanco, por compartir con nosotros. Y gracias porque siempre hay gente "anónima", como la alumna que tomó la iniciativa, que sintió la llamada a hacer el bien al prójimo y a no darse importancia por ello.

Y TÚ, ¿QUÉ ELIGES?

Hoy es el último viernes de abril del 2016, un momento que ya no volverá a repetirse. Un momento único y puede que hayas tenido un pensamiento especial al sonar el despertador. ¿Qué te ha venido a la mente al levantarte esta mañana? ¿Cuál ha sido la primera palabra en la que has pensado? ¿Qué hambre tengo? ¿Tengo examen, ojalá y salga bien? O, ¿eres de los míos, que funciona con monosílabos hasta que llegas a clase y te encuentras con tus amigos? En cualquier caso, mi primer pensamiento de esta mañana ha sido GRACIAS. 
Recordaba como hacía unas semanas nos dimos cuenta de que había un hombre durmiendo en un portal mientras caminábamos hacia el colegio. Desde la ventana de la clase, nos preguntábamos qué podíamos hacer para alegrarle el día. Cuando la profesora llegó, propusimos bajar a dar de desayunar a ese hombre. Y reflexionando después sobre lo que habíamos llevado a cabo, nos acordamos de que éste era el año de la misericordia y que, sin quererlo, habíamos realizado una obra de misericordia sin esfuerzo.
Hoy comparto con vosotros la satisfacción de haber actuado como Madre Carmen nos impulsa a actuar cada día, haber seguido sus pasos y ayudado a alguien que lo necesitaba más que nosotros. Escuchamos su voz, y actuamos según lo que dictó nuestro corazón. Ella, desde el cielo, estará orgullosa de todos y cada uno de nosotros. Porque nos quiere un montón y solo desea que actuemos oyendo su voz, escuchando sus palabras, eligiendo nuestro camino. Y ahora yo te pregunto:

 Y tú, ¿qué eliges?
Hay cosas que no podemos controlar:
El lugar donde nacemos.
La familia en la que aparecemos.
Nuestro futuro
¿Qué nos lleva a intentar cambiar las cosas?
Una sonrisa, un deseo, quizás una palabra de aliento.
Cada día se descubre algo nuevo.
Hay que aprender a abrir los ojos, mirar y apreciar lo que poseemos, que no es poco, lo que pasa es que no valoramos hasta que no perdemos.
Me han enseñado una lección que se me ha quedado marcada, quizás, para siempre. Depende de ti seguir mi ejemplo:
*Cada cual elige en quién o en qué creer*
Hay dos maneras de afrontar los problemas de la vida, (la teoría de las dos CC):
CREER en ti mismo y tener esperanza porque, al fin y al cabo, eso es lo importante. No pierdas la ilusión que generan los sueños.
O CAER de repente y profundo, sin expectativa de levantarse y decir: "venga, conmigo todo, contra mí, nada". Derrumbarse es fácil, no hace falta luchar.
¿Suena muy fácil elegir la primera, verdad?
Pero, y ¿qué pasa si pierdo a mi familia? ¿Qué pasa si fallo donde otros lo consiguieron? ¿Qué pasa si mis amigos me dan la espalda? ¿Y si me siento solo? ¿Qué pasa si los sueños, sueños son? ¿Y si el ancla que me amarra, mi concha personal, donde los problemas se ven empequeñecidos, desaparece?
¿Qué solución tomar?
Si lo más importante desaparece, ¿por qué no cuestionarse si lo demás también?
Mira a tu alrededor, hay miles y millones de personas que, con sus sonrisas te incitan a que les respondas, con su mirada, te dan la fuerza y el apoyo que puedes necesitar, que con carcajadas, liberan de cargas a cuerpo y alma.
¿Ahora me crees? ¿Ves lo que yo veo?
Y sí, detrás de una sonrisa habrá un llanto, detrás de una mirada, un dolor profundo y detrás de una carcajada, un anhelo salvaje, pero, no estás solo, nunca lo has estado.
Sólo necesitabas abrir los ojos, a lo mejor aún lo necesitas.
¿Por qué no giras un poco la cabeza, abres el corazón y escuchas? Depende de ti el qué.
¿Quizás ruido y barullo, risas y alegrías, anécdotas y gracias?
O, por el contrario; ¿verás peleas por nada, voces que gritan y discuten, lloros que entristecen y amargan?
Y ahora, dime tú, ¿hoy es un nuevo día, o un día cualquiera?