jueves, 15 de marzo de 2018

MONTSERRAT NOS ESPERA!!!!

¿Aún no te has enterado? Sí...sí....Montserrat nos espera!!!
Hoy han salido autobuses de diferentes puntos de España rumbo a Barcelona. Alumnos, profesores, religiosas, padres, madres, abuelos y abuelas, exalumnos... La Familia Concepcionista se moviliza porque celebrar 125 años de existencia no es cualquier cosa.

En el colegio de Barcelona ya han empezado los preparativos para acoger a todos los alumnos que participan en este Encuentro. 
Mañana les espera un bonito día por el Tibidabo, 
Montjuic, 
La Barceloneta, la Villa Olímpica, el Puerto, el Barrio Gótico... Y por la noche un Acto de Acogida y Celebración que finalizará con actuaciones de los diferentes colegios.


El sábado, el día estrella: ¡A Montserrat! Disfrutaremos del precioso paisaje que nos ofrece este macizo rocoso que alberga el Monasterio y Santuario de la Virgen de Montserrat. Aquellas montañas que parecen devolvernos una voz a modo de eco: "Carmen Sallés... Aquí dio su primer Sí a Dios... Carmen Sallés..." 
Será un día de convivencia, de compartir y disfrutar. Además de la Eucaristía, un acto mariano y una muestra del folklore catalán; el Abad de Montserrat, Josep M. Soler, bendecirá la imagen que se ha colocado en el monolito que ya se ubicó cuando fue beatificada nuestra Santa en 1998.
Virgen de Montserrat, ¡cuánto te queremos todos los concepcionistas! 
"Dichosos los ojos, María, que te vean! ¡Dichoso el corazón que se abre a su luz!" Con estas palabras del Virolai os dejamos, para que así sea... Que el sábado contemplemos con nuestros ojos a nuestra Madre del Cielo y nuestro corazón se abra a la luz.


viernes, 2 de marzo de 2018

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 43


“El respeto humano nunca debe poner freno a nuestras decisiones. El cumplimiento de la voluntad de Dios está por encima de la opinión de los hombres”

REFLEXIÓN DE M. PALOMA GAYÁ, rcm

Comentar un “Eco” de Santa Carmen Sallés me resulta casi temerario; es como bucear  hacia la profundidad de su pensamiento, tratando de intuir la experiencia vital que esconden sus palabras. La he mirado a los ojos, porque a través de la mirada se conecta mejor con el corazón,  consciente de  adentrarme en “Tierra sagrada”.
Lo primero que me ha llamado la atención es el punto de partida de su reflexión: “El respeto humano”. Podríamos pensar que Santa Carmen nunca se dejó llevar por lo que los demás pudiesen opinar, y quizá fuese así, pero está claro que experimentó en sus afectos la fuerza de la opinión de los demás,- alabanzas o críticas- que pueden debilitar y engañar a nuestra voluntad.
Una vez más, descubrimos en Santa Carmen a una persona profundamente humana, que conoce los sentimientos de su corazón, los acepta con sencillez y humildad, y los gestiona con sinceridad y valentía; una persona con los pies en el suelo.
La imagino en tantas situaciones complicadas, ante las críticas, juicios e incomprensiones de los demás. ¿Te suena? ¿Y eso otro de… buscar las alabanzas, la aceptación y el aplauso de los demás…?
¡Cuántas veces nos encontramos en la misma situación! Y… ¡nos duele!; Y nos sentimos heridos, solos e incomprendidos y… ¡por desgracia! -en algunas ocasiones- dejando nuestras decisiones en manos de la  “favorable opinión” de los demás.
Sin embargo, M. Carmen, consciente de la fuerza que los respetos humanos tienen sobre nosotros, nos invita una vez más a levantar el vuelo y vencer los miedos. Que los respetos humanos no pongan freno a nuestras decisiones, a  nuestra capacidad de libertad.
Pero la experiencia que mueve a  M. Carmen va más allá. “Los pies en el suelo y el corazón en el cielo”. Y el corazón de M. Carmen está empapado de un Dios Amor que la guía con ternura Providente y le hace sentir plena. No duda. Lo que Dios le pide es lo mejor para ella y para quienes pone en su camino. Por eso se atreve a afirmar: “la voluntad de Dios está por encima de la opinión de los hombres”. Sólo puede hablar así un corazón profundamente enamorado, que ha puesto el ancla de su voluntad en el Amor de su vida, en Dios.
Una vez más los “Ecos de su voz” nos permiten acercarnos a la vida de Santa Carmen, mujer de tierra, mujer de cielo, en quien podemos encontrar una compañera para nuestro caminar incierto, porque sabe de debilidades y de afectos.
Termino estas letras. Siento que he compartido con M. Carmen como lo hacen los amigos, de corazón a corazón. Ahora la percibo más cerca; yo más liberada, con más energía para afrontar los respetos humanos desde la ternura Providente de Dios. En mis pies han crecido más raíces y a mi corazón le brotan alas. ¡GRACIAS, CARMEN SALLÉS!


domingo, 25 de febrero de 2018

PATRONATO ONG "SIEMPRE ADELANTE"

Detrás de todo trabajo realizado siempre hay PERSONAS. A veces nos damos cuenta y somos conscientes, valorando el esfuerzo y dedicación de quien con interés, cariño y constancia ha ido dejando su huella en eso que ha ido elaborando. Otras veces, el ritmo que vivimos, nos impide darnos cuenta de esto y parece como que las cosas están ahí, y existen sin más... y da la sensación como que se va haciendo solo o sí, hay alguien detrás... pero ya está, se va haciendo y nada más.
Todo este preámbulo es para dedicar hoy un espacio de nuestro blog a AGRADECER y VALORAR el trabajo, esfuerzo, dedicación y todo el cariño que los miembros del Patronato realizan para que nuestra ONG continúe SIEMPRE ADELANTE...
Ayer se reunieron en la Sede Central de Madrid-Princesa, en una jornada de mañana y tarde, intensa pero productiva. Muchos temas sobre la mesa, y mucho trabajo y dedicación de personas en cada uno de esos temas.  ¡GRACIAS! Por ser como esos engranajes que encajan y giran y mueven esta gran noria de la Fundación que a tantos hace llegar el agua de la solidaridad, repartida por los cinco continentes de nuestro mundo. 



lunes, 12 de febrero de 2018

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 42

“¿Dejarse vencer por los respetos humanos? Por encima de lo que piensen los hombres, está lo que espera Dios”

REFLEXIÓN DE M. VICTORIA ZORRILLA, rcm
Hoy quiero compartir con vosotros algo que me parece muy importante en nuestra vida; los respetos humanos; ¡Cuánto  nos hacen a veces sufrir! Cuántas  energías perdemos en analizar lo que los demás piensan de nosotros! La mayoría de las veces nos dejamos influenciar por nuestros amigos, que son las personas que más cerca están de nosotros y actuamos así por miedo a perderlos, Pero, ¿por qué? ¿Tenemos que cambiar nuestra forma de ser, de vestir o de muchas cosas más para poder tener amigos o para que la sociedad nos acepte? ¿Buscamos agradar a los demás para intentar encajar y ser aceptados?
Es verdad que el mundo nos está influenciando constantemente para que tomemos diferentes caminos…y la gente que nos rodea es la que tiene mayores posibilidades de ejercer una influencia directa en nuestras acciones, pero no podemos dejarnos llevar por este deseo de agradar a la gente.
¿Cómo  puedes medir el nivel de influencia de los demás en ti? Por ejemplo, cuando tienes miedo a cambiar algo en tu vida por si no cumple con las expectativas de ciertas personas o cuando tomas decisiones de acuerdo a las expectativas que otros tienen de ti.  Este punto es a tener en cuenta, ya que este comportamiento puede afectar todas las decisiones importantes que hagas en tu vida. Si tus padres o amigos o quienes fueren fijan una expectativa para ti y no concuerda con lo que tú deseas, porque Dios te está pidiendo otra cosa, debes ignorar respetuosamente sus sugerencias.
Piensa un poco; ¿Qué es lo más importante, lo que esperan los hombres de ti, o lo que Dios espera de ti? ¿A quién quieres agradar?
En mi vida también hubo momentos en los que tuve que saber levantar la mirada y el pensamiento más alto, para no tomar decisiones simplemente para agradar a mis padres. ¿Recordáis cuando el Señor se hizo presente con su Amor grande y seductor en mi vida y yo sentí que me llamaba para consagrarme a Él en la vida religiosa, pero mis padres, aquellos padres maravillosos que el Señor me dio, tenían otra mirada sobre mí y ya habían escogido un joven galán guapo, elegante y atractivo como esposo para mí? Yo no podía agradarles en una opción que no era la que Jesús me pedía. La verdad es que no sufría de no poder complacerlos, porque la confianza en Jesús y el deseo de ser para El para siempre eran muy fuerte y por otro lado estaba segura de que llegarían a comprenderlo. Me emocionaba caer en la cuenta que Dios había soñado  para mi esta vida de consagración.
Años más tarde descubrí con alegría el texto de San Pablo en Gálatas 1,10. Pablo se pregunta qué busca en su actuar: ¿Busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo”. Y yo que deseaba con todo mi corazón ser la “sierva del Señor” como María, tomé la  decisión de buscar agradar siempre al Señor.
Por eso te digo que también tú puedes empezar a vivir desde el amor. Deja de poner el foco en los demás y comienza a ponerlo en Dios. ¿Cómo lo puedes hacer? Paso a paso:
Lo primero despierta en ti un amor grande y fuerte por Jesús, un deseo grande de querer agradarle siempre haciendo lo que El espera de ti. Repite con frecuencia este deseo, diciéndoselo a Jesús en esos momentos en que vas a hacerle compañía a la capilla; así ira creciendo en tu corazón y se hará fuerte y gozoso: “Jesús, quiero agradarte siempre, en todos mis pensamientos y acciones”.
Luego obsérvate para darte cuenta de cuándo  estás haciendo algo por lo que los demás puedan pensar y cuándo  porque Jesús te lo pide. Comprende que no puedes agradar a todos por igual, ante todo está el agradar a Jesús.
Finalmente descubre y siente que lo que complace a Jesús te hace feliz. Acoge en tu corazón esta verdad; seremos felices agradando al Señor, llegaremos a nuestra plena realización cuando se cumpla en nosotros el proyecto que Dios tiene para nuestra vida. 

Además, hoy quiero invitaros a algo más comprometedor que realizar en momentos puntuales lo que el Señor me está pidiendo. Es una invitación a vivir un estilo de vida que agrade a Jesús.  Al hablar de un estilo de vida quiero decir que no es algo pasajero, sino que consiste en vivir siempre enfocados en hacer las cosas tal y como el Señor quiere que se hagan. Para ello te invito a tener cada día unos momentos de oración, de intimidad con Jesús; a leer la Palabra de Dios y a guardarla en tu corazón como lámpara en tu caminar. Pon tu vida en las manos de Dios y deja que El, como un alfarero le de la forma que más le agrade.  

domingo, 14 de enero de 2018

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 41

“Piensa que todo lo de aquí abajo es nada comparado con la eternidad. Y, ¡cuántas veces olvidamos este elemental principio!

REFLEXIÓN DE M. BEGOÑA ARIAS, rcm
Cuando Carmen Sallés pronuncia estas palabras no las dice de memoria, son palabras que brotan de la propia vida, de su propia experiencia. Sabe que el Señor nos ha creado para que seamos felices  y hagamos felices a los que nos rodean, por eso vive disfrutando de todo lo que la vida le regala como un bien que procede de Dios. Carmen es una mujer sencilla y valiente, una mujer de fe que confía en Dios, que sabe mirar todo desde El. Una mujer con mirada creyente, capaz de reconocer en todo y en todos la mano providente de Dios, por eso tiene claro que lo único importante es la vida plena, de encuentro con Dios por toda la eternidad, “donde ya no habrá más llanto ni dolor” (Ap 21,4). El apóstol Pablo dice: “Tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse” (Rom 8,18), y unos versículos después: “Porque en esperanza fuimos salvados” (Rom 8, 24).
Carmen tiene su meta clara, es consciente de que las circunstancias o situaciones dolorosas del tiempo en que vivimos son medios e instrumentos que, vividos desde la confianza y la fe en Dios, fortalecen y reavivan nuestra esperanza, de ahí que toda su vida, todo su ser y hacer, tuvo como finalidad agradar a Dios, vivir en fidelidad preguntándole ¿qué quieres que haga por Ti, Señor?
Carmen no vive en el aire, es una mujer de su tiempo y de su época y reconoce que caemos en la tentación de dejarnos deslumbrar por otros espejismos que no son acordes con lo que Dios quiere, por eso nos recuerda este principio tan elemental. El tiempo es corto y, muy pronto, llegará el fin de todos los llantos, clamores y dolores del presente, vivamos desde la confianza y la esperanza que es prenda de la salvación.
Como Carmen en su tiempo, nosotros hoy día también recibimos muchos estímulos y no siempre somos conscientes de la dicha que nos espera si vivimos con una actitud positiva y creyente, poniendo en el Buen Dios nuestro apoyo. Santa Carmen puede ser nuestra guía e intercesora en este proceso.
En este año que celebramos el quinto aniversario de su caninozación y los 125 años de la Congregación fundada por ella, pidámosle nos ayude a vivir con los pies en el suelo pero sin perder de vista el cielo, en el que podremos gozar para siempre de la vida plena de Dios.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 40

“Ante las más fuertes contrariedades, debemos mantener el ánimo sereno; Dios está en medio de ellas”

REFLEXIÓN DE M. Mª JESÚS MORA, rcm

No hay nada más fuerte que nos dé serenidad que el sentirnos amados. Cuando tenemos la certeza de que somos importantes para alguien y esa persona está siempre con nosotros, sacamos fuerzas cada día para vivir a tope, dando lo mejor de nosotros mismos a pesar de las dificultades, contrariedades y sufrimientos que la jornada nos pueda presentar.
El sentirnos amados es como ese “ancla” que mantiene nuestro barco fijo a pesar de las olas, la marea que nos quiere arrastrar hacia adentro o las corrientes que confunden nuestra dirección y nos dejan sin “norte”.
Dios en nuestra vida es esa Presencia continua e incondicional que nos susurra cada mañana al oído, “No temas porque yo estoy contigo”, “Nunca te dejaré solo. Yo estaré contigo hasta el final”.  

Y aquí está nuestra serenidad y nuestra fuerza: Dios, como Amigo que nos ama, sólo desea nuestra felicidad, no quiere que suframos y, por ello, se hizo uno de nosotros, para vivir todo lo nuestro con nosotros, cada día, viviéndolo hasta el final. Fue su modo loco de ser amigo, es su modo loco de amar.

lunes, 11 de diciembre de 2017

10 AÑOS JUNTOS

Quedan pocos días para despedir este año 2017, un año que para la Familia Concepcionista está cargado de muchas celebraciones y eventos por el 125 aniversario de la Fundación de la Congregación.
Nuestro Blog también está celebrando su décimo aniversario de andadura y queremos felicitarnos por estos 10 años juntos; compartiendo, reviviendo, disfrutando, aprendiendo, soñando... y creando lazos de unión y amistad.
Agradecemos a todas las personas que en estos años habéis dado vida al Blog con vuestras aportaciones, a través de artículos, vídeos, fotos... Para todos vosotros va dedicado especialmente este vídeo.
Y nunca olvidéis que... SI BUSCAS, ¡ENCUENTRAS!

¡GRACIAS A TODOS!


martes, 14 de noviembre de 2017

FELIZ Y ENAMORADA DE LA MISIÓN

Publicamos hoy en nuestro blog el testimonio de una profesora del colegio de Manzanares (Ciudad Real), en el que nos comparte su experiencia en el Proyecto Misionero de verano en Consuelo (República Dominicana). Ella ha venido enamorada y feliz, ¡qué más se puede pedir!
Gracias, Isabel, por compartir estos momentos tan especiales de tu vida, aunque sea difícil poner palabras a todo lo vivido y sentido.

Si tuviera que definir mi paso por Consuelo (República Dominicana) y por Haití, sería muy sencillo de comprender. HE SIDO FELIZ, MUY FELIZ, REALMENTE FELIZ. Es difícil poner más palabras a sentimientos tan intensos y tan profundos como los que yo he vivido allí  durante algo más de un mes.

Mi experiencia misionera empezó desde el principio de forma providencial. Nunca pensé irme de proyectos, pues en “mis planes” no entraba esa opción. No me sentía llamada a la misión. No era miedo a volar o a estar un mes fuera del país, mi mayor temor era no saber encajar lo que yo allí pudiese ver, sentir o experimentar. Pero está claro que cuando las cosas son de Dios, salen, por mucho que tú te niegues a aceptarlo.
Tras unos días de reflexión, me decidí tirar para adelante. Los meses pasaron y llegó el momento de subir al avión y poner rumbo a República Dominicana. Los primeros días fueron de grandes contrastes: ruido, suciedad, caos… y mi mente siempre repetía las mismas palabras… Pero muchacha, ¿Qué haces aquí? Sin embargo, a medida iban pasando los días, Consuelo (RD) y Dilaire (Haití), me iba cautivando, me iba enamorando.
El día a día en Consuelo, donde más tiempo estuve, pasaba entre la escuela “Antonio Paredes Mena” por la mañana, dirigida por las Madre Concepcionistas y  por las tardes el batey “La Plaza”.
Las jornadas matutinas eran apasionantes. Los niños cargados de energía desde muy temprano salían corriendo a recibirte, a llenarte de besos, abrazos, caricias. Sus miradas brillaban de ilusión, pues sus profes habían llegado desde España para pasar el verano con ellos. Entre el izado de bandera, el canto del himno nacional, las clases y los juegos. Las mañana se nos hacían cortas, muy cortas. No había espacio para el desánimo, y la melancolía. Todo era entrega, y más entrega para esos pedacitos de cielo que Dios había querido poner en mi camino.
Si por las mañana vibraba, las tardes en los bateyes (pueblo de haitianos recolectores de azúcar) era como estar en el “paraíso”. Lo que en principio empezó siendo una aventura, se convirtió en el sentido de esta misión. El compartir mi tiempo con niños, madres, hermanos, abuelas… que vivían en condiciones tan extremas de necesidad, me hizo darme cuenta de que allí eres sólo un instrumento, un medio, que no va a cambiar nada, sólo tienes una misión darte, entregarte hasta decir basta. Muchos de estos niños recorrían más de una hora andando entre el calor y el polvo del camino. El pasar la tarde en la escuelita les reportaba poder comer unas galletas, un vaso de leche, curarse las heridas o jugar con otros niños y sus profesoras. Esas eran sus mejores recompensas. No podéis imaginar lo que es verlos llegar descalzos, con los pantalones y camisas rotas, pero felices y contentos porque se sentían queridos y muy valorados.


Cómo cambian tus prioridades cuando aprendes a mirar, a escuchar, ya no con los sentidos sino con el corazón, con las manos, con los brazos, con los ojos…. Con todo su ser. Descubres que lo que en principio creías que iba a ser tu entrega, se convierte en un regalo para tu vida. Lo que comenzó siendo algo providencial, se convierte en una llamada a la misión. Aprendes que no vas allí a cambiar nada ni a nadie, sino que vas a cambiarte a ti, a cambiar tus esquemas, tu planteamiento de vida. Aprendes que en el lenguaje del amor sobran las palabras. Qué no estás allí por casualidad, sino porque has tenido el privilegio de ser una “elegida” por Dios. Qué Dios siendo grande ha querido contar contigo, pequeña criatura, para vivir esta experiencia de amor, de servicio y generosidad.
Desde aquí quiero dar las gracias a la Fundación Siempre Adelante, a la Congregación de las Madres Concepcionistas tanto de España como de República y Haití por la oportunidad brindada de este verano, pues es dando como se recibe y agradeciendo como se es feliz.