SI BUSCAS, ¡ENCUENTRAS!

BLOG CONCEPCIONISTA: ¡S I B U S C A S , E N C U E N T R A S !

TIEMPO PARA COMPARTIR... TIEMPO PARA DIALOGAR... TIEMPO PARA CONOCER... ¡DATE UN TIEMPO!
CON EL TIEMPO, TODAS LAS PREGUNTAS... ENCUENTRAN SU RESPUESTA

Alza tu corazón al cielo y vive desde el interior, apostando por los valores del Evangelio, al estilo de Jesús de Nazaret.
Camina, vive y sueña...
Realiza lo grande partiendo desde lo que aún es pequeño.
De la mano de M. Carmen Sallés y junto a María Inmaculada, grita con toda tu alma:
ADELANTE, SIEMPRE ADELANTE... DIOS PROVEERÁ.

martes, 14 de noviembre de 2017

FELIZ Y ENAMORADA DE LA MISIÓN

Publicamos hoy en nuestro blog el testimonio de una profesora del colegio de Manzanares (Ciudad Real), en el que nos comparte su experiencia en el Proyecto Misionero de verano en Consuelo (República Dominicana). Ella ha venido enamorada y feliz, ¡qué más se puede pedir!
Gracias, Isabel, por compartir estos momentos tan especiales de tu vida, aunque sea difícil poner palabras a todo lo vivido y sentido.

Si tuviera que definir mi paso por Consuelo (República Dominicana) y por Haití, sería muy sencillo de comprender. HE SIDO FELIZ, MUY FELIZ, REALMENTE FELIZ. Es difícil poner más palabras a sentimientos tan intensos y tan profundos como los que yo he vivido allí  durante algo más de un mes.

Mi experiencia misionera empezó desde el principio de forma providencial. Nunca pensé irme de proyectos, pues en “mis planes” no entraba esa opción. No me sentía llamada a la misión. No era miedo a volar o a estar un mes fuera del país, mi mayor temor era no saber encajar lo que yo allí pudiese ver, sentir o experimentar. Pero está claro que cuando las cosas son de Dios, salen, por mucho que tú te niegues a aceptarlo.
Tras unos días de reflexión, me decidí tirar para adelante. Los meses pasaron y llegó el momento de subir al avión y poner rumbo a República Dominicana. Los primeros días fueron de grandes contrastes: ruido, suciedad, caos… y mi mente siempre repetía las mismas palabras… Pero muchacha, ¿Qué haces aquí? Sin embargo, a medida iban pasando los días, Consuelo (RD) y Dilaire (Haití), me iba cautivando, me iba enamorando.
El día a día en Consuelo, donde más tiempo estuve, pasaba entre la escuela “Antonio Paredes Mena” por la mañana, dirigida por las Madre Concepcionistas y  por las tardes el batey “La Plaza”.
Las jornadas matutinas eran apasionantes. Los niños cargados de energía desde muy temprano salían corriendo a recibirte, a llenarte de besos, abrazos, caricias. Sus miradas brillaban de ilusión, pues sus profes habían llegado desde España para pasar el verano con ellos. Entre el izado de bandera, el canto del himno nacional, las clases y los juegos. Las mañana se nos hacían cortas, muy cortas. No había espacio para el desánimo, y la melancolía. Todo era entrega, y más entrega para esos pedacitos de cielo que Dios había querido poner en mi camino.
Si por las mañana vibraba, las tardes en los bateyes (pueblo de haitianos recolectores de azúcar) era como estar en el “paraíso”. Lo que en principio empezó siendo una aventura, se convirtió en el sentido de esta misión. El compartir mi tiempo con niños, madres, hermanos, abuelas… que vivían en condiciones tan extremas de necesidad, me hizo darme cuenta de que allí eres sólo un instrumento, un medio, que no va a cambiar nada, sólo tienes una misión darte, entregarte hasta decir basta. Muchos de estos niños recorrían más de una hora andando entre el calor y el polvo del camino. El pasar la tarde en la escuelita les reportaba poder comer unas galletas, un vaso de leche, curarse las heridas o jugar con otros niños y sus profesoras. Esas eran sus mejores recompensas. No podéis imaginar lo que es verlos llegar descalzos, con los pantalones y camisas rotas, pero felices y contentos porque se sentían queridos y muy valorados.


Cómo cambian tus prioridades cuando aprendes a mirar, a escuchar, ya no con los sentidos sino con el corazón, con las manos, con los brazos, con los ojos…. Con todo su ser. Descubres que lo que en principio creías que iba a ser tu entrega, se convierte en un regalo para tu vida. Lo que comenzó siendo algo providencial, se convierte en una llamada a la misión. Aprendes que no vas allí a cambiar nada ni a nadie, sino que vas a cambiarte a ti, a cambiar tus esquemas, tu planteamiento de vida. Aprendes que en el lenguaje del amor sobran las palabras. Qué no estás allí por casualidad, sino porque has tenido el privilegio de ser una “elegida” por Dios. Qué Dios siendo grande ha querido contar contigo, pequeña criatura, para vivir esta experiencia de amor, de servicio y generosidad.
Desde aquí quiero dar las gracias a la Fundación Siempre Adelante, a la Congregación de las Madres Concepcionistas tanto de España como de República y Haití por la oportunidad brindada de este verano, pues es dando como se recibe y agradeciendo como se es feliz.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 39

“La mayor gloria de Dios debe estar en la meta de todos nuestros caminos, sean fáciles o difíciles.”

REFLEXIÓN DE M. ANDREA BORDAS, rcm
“La gloria de Dios es que el hombre viva”, decía San Ireneo, y M.Carmen lo completa diciéndonos a los Concepcionistas que en todo aquello que hagamos busquemos el bien de nuestros semejantes, sea cual sea, el tipo de camino que tengamos que emprender para alcanzarlo.
Puede parecer bonito escribirlo, e incluso fácil decirlo, pero, creo que, a la hora de hacerlo vida coincidiréis que la cosa no es tan sencilla.
Si te paras a pensar, a veces el problema puede estar no, en no saber buscar el bien, sino en qué camino tomar para llegar a él. Buscando cómo dar respuesta, encontré las palabras de un sabio, Séneca. Él decía: “no hay viento favorable para quien no sabe a dónde va”. ¡Es cierto!, quien no sabe a dónde se dirige, no sabrá qué hacer con lo que le sucede; ni con lo bueno, ni con lo adverso, corriendo el riesgo de perderse y naufragar.
¿Perderse? ¿Naufragar? Este año no será posible, ni por falta de barcos, ni por brújulas, ni por no estar suficientemente motivados a salir y encontrar… pero, pregúntate, ¿tienes bien colocada tu brújula interior? ¿Hacia qué norte apunta?
Quizá es hora, de que busques un sitio tranquilo, sentarte y ponerte a la escucha de Quien es el CAMINO, Jesús. Él hará unos pequeños ajustes en tu brújula interior con la fuerza de su amor. A través de su Palabra, te revelará de dónde vienes y hacia dónde vas, sus sueños y proyectos para ti, el camino que debes recorrer para ser feliz y hacer felices a los demás. Si tienes clara esta meta, no importa lo que pueda venir, Jesús camina contigo, y Él te irá mostrando el CAMINO a seguir.

¡Animo y adelante, Él proveerá!


domingo, 29 de octubre de 2017

BENDICIONES DESDE BATA (GUINEA): 125 ANIVERSARIO

Nuestra Familia Concepcionista de Bata (Guinea Ecuatorial), ha celebrado una fiesta por el 125 Aniversario de la Congregación. Nos envían unas fotos y unas sencillas palabras para hacernos partícipes de su fiesta y recordarnos que el Señor derrama su bendición sobre África y aquella tierra va dando fruto abundante.

Teníamos que hacerlo, era un sueño que queríamos conseguir... Hemos trabajado mucho para que las familias de Guinea se vayan integrando cada día más en la Comunidad Educativa Concepcionista y fuimos dando pasos.
A Carmen Sallés y a su obra se la reconoce, se la quiere... Dimos el paso y la respuesta ha sido la ALEGRÍA DE VIVIR Y CELEBRAR JUNTOS.

El día comenzó con la Eucaristía y no se cabía en el salón. Queríamos dar gracias a Dios por haber llamado a M. Carmen y construimos entre todos su nombre con cajas que llevaban cada letra. Todos vibramos de alegría al cantar el himno del 125 Aniversario y pedíamos seguir caminando de la mano de María Inmaculada 125 años más.

Después jugamos juntos padres, alumnos y profesores. ¡Daba gusto ver cómo se implicaron los padres y madres en los juegos!


Terminamos con una rica y abundante comida compartida, donde las familias también volvieron a demostrar su cercanía y cariño. Cada curso tenía que traer preparado un plato diferente y la generosidad fue muy, muy grande. Hubo para todos y en abundancia.


Al final resonó unánime el grito proclamado y repetido en varios momentos a lo largo del día: "¡SOY CONCEPCIONISTA!" y el ya conocido "ADELANTE, SIEMPRE ADELANTE, DIOS PROVEERÁ".
Gracias, M. Carmen, por haber hecho nacer esta gran familia. 
Desde Bata, en Guinea Ecuatorial, ¡FELIZ 125 ANIVERSARIO A TODOS LOS CONCEPCIONISTAS DEL MUNDO!"

lunes, 23 de octubre de 2017

BENDICIONES DESDE HAITI: CANTANDO A CARMEN SALLES

Desde la Escuela Concepcionista de Haití nos llega este precioso vídeo, celebrando el 5º Aniversario de la Canonización de Carmen Sallés. Cómo emociona escuchar su nombre: "CARMEN SALLÉS, queremos ser santos como tú, como tú".
En el 2008 prácticamente el país quedó sumergido en el agua tras los huracanes Gustav y Hanna, en el 2010 un terromoto dejó la isla cubierta de escombros y envuelta en una gran nube de humo, más huracanes en 2016 y 2017... Pero estos niños que hoy nos cantan son la viva imagen de la esperanza, de la ilusión, de la alegría, del futuro.... del SIEMPRE ADELANTE a pesar de las dificultades.
¡Enhorabuena Haití! ¡Enhorabuena hermanos concepcionistas! Nuestro aplauso, admiración y felicitación. Gracias por recordarnos que también nosotros queremos ser santos como Carmen Sallés y pasar por el mundo haciendo el bien y siendo bendición para los demás.




sábado, 21 de octubre de 2017

RECUERDOS EN BLANCO Y AZUL: V ANIVERSARIO CANONIZACIÓN

Hace cinco años muchos de nosotros nos encontrábamos en Roma. La ilusión y la alegría de ser partícipes de un gran acontecimiento eclesial y congregacional, podía más que las pocas horas de sueño conciliadas y el gran madrugón para poder ocupar un buen sitio en la Plaza de San Pedro de Roma. Nos sentíamos Familia unida, Familia en fiesta y juntos queríamos celebrarlo y manifestarlo. Y así ha seguido sucediéndose por uno, dos, tres… y hasta cinco años, en los que hemos ido recordando, con la misma alegría e ilusión que aquel 21 de octubre de 2012.
Quien no recuerda aquella larga cola que hubo que hacer, todos con nuestra entrada en mano… algunos “presumiendo humildemente” de su asiento preferente. Quien no recuerda aquella espera eterna y aquella fila que no se movía después de unas horas…, y el comentario de los optimistas que nos alentaban diciendo “No os preocupéis, tenemos sitio reservado”.
Quien no recuerda aquellos queridos hermanos filipinos, viniendo en batallón, portando la imagen de su santo en alto y comenzando a entrar como si de las rebajas se tratara, por los accesos de las vallas que había preparados y que nunca dieron acceso ordenado a nadie…
Quien no recuerda aquel “los últimos serán los primeros”, y ese ver cumplido el evangelio… Quien no recuerda aquel calor sofocante y ese sentirse como Zaqueo en medio de la multitud sin encontrar un sicómoro donde poder atisbar algo más que las espaldas de los que tenías delante.

Pero allí estuvimos, sí. Participamos en la eucaristía, lo más grande, y lo vivimos, sin importar el cómo sino lo que estaba sucediendo allí. Nuestra Fundadora era proclamada Santa y la iglesia, a través del Papa, lo reconocía públicamente:


Y hoy, cinco años después, queremos volver a celebrarlo… Podría haber sido en Montserrat, pero somos “hijos del Dios proveerá” y lo celebraremos y viviremos cada uno donde nos encontremos, pero UNIDOS, una vez más como familia que no conoce fronteras.
¡Felicidades, Santa Carmen! Felicidades a todos, porque nos ha tocado una heredad: una tierra de bendición que hoy se viste de fiesta y de júbilo, tiñendo de blanco y azul sus surcos que darán fruto abundante.
¡FELIZ V ANIVERSARIO DE LA CANONIZACIÓN DE NUESTRA SANTA!

miércoles, 18 de octubre de 2017

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 38

“El amor de Dios nos llevará a ser trabajadores y mortificados”

REFLEXIÓN DE M. BENITA ESPADAS, rcm
Dios, trabajo, mortificación. ¿Cómo relacionar estas tres palabras para entender el mensaje que M. Carmen quiso transmitirnos?
Lo primero y lo más importante para ella, fue saberse querida por Dios con un amor que la desbordaba el corazón, un amor tan grande, un amor tan de Padre-Madre, tan Misericordioso, tan Providente, tan de Esposo, que la consecuencia era responder a ese amor con todas sus fuerzas, costara lo que costara.
¿Te has parado a pensar, tú joven, lo que hacen tus padres por ti, que te quieren más que a su vida? Trabajar y trabajar para que no te falte nada, sacrificar días y noches cuando han tenido que estar a la cabecera de tu cama si estabas enfermo, velar y sufrir cuando eras pequeño y tu llanto era el único lenguaje que tenían para interpretar lo que te pasaba y muchas veces no sabían y probaban mil y una cosa, hasta que conseguían que estuvieras contento… Quizás esto lo veas como una obligación, pero no dudes que es porque te quieren muchísimo.   
Y si te parece, piensa un poco en tu historia, piensa en la primera vez que te enamoraste, ¿cambió algo en tu vida? Yo conozco estudiantes, personas, que al enamorarse, ha sido tal el impacto, que su vida cambió de perezosos y vagos, en trabajadores y responsables. ¿Y esto crees que no supone sacrificio y mortificación? Seguro que me dices que sí, pero como el amor es más fuerte que todo, pues no importa ni madrugar, ni dedicar horas a la tarea, a lo que sea, con tal de ver contenta a la persona que se quiere.
Pues lo mismo ocurre con Dios, cuando descubro que está enamorado de mí, que me quiere, soy capaz de hacer lo que a Él le agrada con tal responder a ese cariño, a ese amor. Y la prueba más grande del amor de Dios, del amor de Jesús, ha sido la de dar la vida por ti, por mí, por cada ser humano. Lo acabamos de celebrar en la Semana Santa, se lo agradecemos y nos alegramos en este tiempo Pascual, respondiendo con nuestra vida, entregando la vida a los que viven con nosotros, a los que nos necesiten, salir de una vida egoísta. Supone trabajo y mortificación, pero el gozo recompensa, pruébalo.

domingo, 15 de octubre de 2017

RECUERDOS EN BLANCO Y AZUL: BURGOS

15 de octubre de 1892… Hace 125 años exactamente, un día como hoy, M. Carmen junto a otras tres hermanas: Emilia, Candelaria y Remedios; llegan a Burgos y cruzan por el Arco de Santa María, antigua puerta de la muralla de la ciudad, que estuvo pintada de azul en homenaje a la Virgen Inmaculada. No podía ser de otra manera: La Inmaculada iba con ellas y abría las puertas de la ciudad que vería nacer a la Congregación Concepcionista.
Hoy recordamos, revivimos y festejamos este momento tan especial. Son los comienzos de algo grande, pero que comenzó con las manos vacías de cuatro mujeres que ni casa tenían donde vivir. Pero gracias a sus corazones llenos de amor y ganas de educar, gracias a sus espíritus inundados de Dios, gracias a cuatro almas generosas y decididas hoy podemos contemplar el fruto que dio aquella primera semillita sembrada en Burgos que hoy resplandece como TIERRA DE BENDICIÓN en el mundo.
¡Haz fiesta, celébralo! Siéntete afortunado de poder pertenecer a esta gran familia y escucha la invitación y la llamada que te hace Dios a continuar tú también siendo BENDICIÓN para los demás, para el mundo, desde tu realidad de alumno, profesor, padre o madre, miembro del Movimiento Laico…o cualquiera que sea tu vinculación con la Congregación.

De la mano de Carmen Sallés, confiando en ella, sigamos ADELANTE, SIEMPRE ADELANTE, QUE DIOS PROVEERÁ.




domingo, 8 de octubre de 2017

CAMINO DE SANTIAGO, EL RETO DE NO CONFORMARSE CON POCO

Seguimos compartiendo experiencias de verano en nuestro blog. Hoy, Elisa Tirado, exalumna del colegio de Pozoblanco (Córdoba) comparte con nosotros cómo fueron esos días vividos en familia de camino a Santiago de Compostela. Gracias por llenar de momentos felices nuestro blog.

El pasado mes de marzo comenzaba la gran aventura, ya que decidí apuntarme de nuevo a hacer el camino de Santiago con el grupo de Quillo y las Concepcionistas. Llegó el ansiado mes de julio, terminé mis exámenes y seguidamente comenzaba este gran viaje, en el que iba con dos grandes amigas. Salimos de Madrid con el grupo de las Concepcionistas y poco después nos juntamos con el grupo de Quillo, un autobús lleno de familias y otro con jóvenes. Sentía que ese camino iba a ser especial.
El día 11 nos pusimos en camino desde Betanzos, éramos un grupo muy numeroso, para lo bueno y para lo malo, pero la verdad que no hubo ningún aspecto negativo ya que, cuando más lo necesitábamos siempre tenías a alguien cercano, ya sea un niño pequeño para sacarte una sonrisa, alguien de tu edad que te animaba a seguir hacia delante o quiénes podían hacer de padre o madre en el camino, que te hacían ver las cosas desde otro punto de vista. Yo opino que en cada viaje encuentras una familia diferente que te guardas para ti misma.
Y llegamos a Bruma, la etapa se me hizo muy amena mientras íbamos haciendo grupo, hablando con diferentes personas y haciendo verdaderos amigos que siempre llevarás en el recuerdo.
Estábamos cada vez más cerca, cada día nos poníamos una meta diferente y esta vez era llegar a Sigüeiro. Nos poníamos en camino cada mañana con una sonrisa, aunque muchos llevásemos ampollas o estuviésemos cansados, no era suficiente para rendirnos. Aprovechábamos para confesarnos con Quillo, para hablar con las Madres Concepcionistas y para encontrarnos a nosotros mismos.
Llegamos a Santiago, cada uno había conocido sus límites, nos habíamos dado cuenta de que cuando decimos “no puedo más” siempre podemos aguantar un poquito más. Llevemos esto al día a día, cuando creemos que todo va mal, siempre hay algo positivo. Seamos constantes porque la felicidad es efímera pero la satisfacción es para siempre, no nos conformemos con poco si sabemos que podemos dar más de nosotros mismos.

Quiero agradecer a todas y cada una de las personas que me han acompañado en este camino, que me han ayudado a crecer como persona y que me da ganas de volver el año que viene. Sin duda, es una experiencia que hay que vivir, ya la he vivido dos veces y sé que volveré de nuevo porque esa semana da para mucho.
Cada peregrino es una flecha amarilla que llevo conmigo.

Elisa Tirado Caballero, Exalumna de Pozoblanco



domingo, 24 de septiembre de 2017

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 37

“Si nuestro amor a Dios es sincero, huiremos de todo aquello que, por insignificante que sea, pueda ofenderle”

REFLEXIÓN DE M. ROSA CHAO, rcm
Escuchar este pensamiento de M. Carmen puede parecer, a primera vista, un poco difícil. Pero, poco a poco, cuando lo he pasado por el corazón, ha ido entrando dentro de mí la certeza de que el amor y la verdad siempre van de la mano, porque un amor sin verdad no camina y una verdad sin amor…, sólo puede ser una piedra para tropezar. El amor y la verdad son bellos y el amor sincero es camino de belleza.
Amar a Dios y en verdad, es bello, sí, de ello he leído, que además nos da coraje y fuerza de decisión… y nos pone en acción, nos compromete.
Amar a Dios de verdad, nos lleva a orar, a dejarnos envolver por su mirada y descubrir que ¡Él nos ha amado primero!  ¡Y nos ama de verdad!
Amar a Dios en verdad, es bello y nos hace descubrir que es precioso mirar a los que nos aman, a los que tenemos cerca y,  ¿por qué no?, a aquellos que nos resulta más difícil amarlos;  porque ¡Dios también les ama! Y porque ¡somos hermanos! ¡Podemos amar sinceramente!

Así entiendo que las cosas pequeñas, los gestos pequeños, lo insignificante es grande y en lo pequeño puedo ofender a Dios que me ama y nos ama. Y este camino no lo quiere M. Carmen… Ella nos pide hacer el bien, seguir el camino de la belleza que es el amor y la verdad; en lo insignificante, porque lo pequeño, lo eligió Jesús para entrar en el Reino.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

CONCEPCIONISTAS EN LOURDES

Siempre que en nuestro blog hacemos la "vuelta al cole", inauguramos el curso compartiendo las experiencias que se han vivido a lo largo del verano. Los participantes de estos encuentros suelen ser generosos y nos envían sus artículos y testimonios para acercarnos a esa experiencia que han vivido y que nos enriquece a todos. En la entrada de hoy, Sandra, exalumna del colegio de San Lorenzo de El Escorial, comparte con nosotros los días que ella y otros jóvenes concepcionistas vivieron en Lourdes. ¡Muchísimas gracias por tu testimonio y por el vídeo que nos habéis proporcionado!

Cuando un niño pequeño tiene que comer fuera de casa, siempre le pregunta a su madre: “Mamá, ¿esto me gusta?” si la respuesta a esta inocente pregunta es sí, este niño, automáticamente y sin pensarlo, empieza a comer. Quizá sea un momento que pase desapercibido, pero en el que se refleja la confianza de un niño y su madre.
Si nos preguntasen a alguno de los cuatro que nos embarcamos en este viaje el porqué, no dudaría de que nuestras respuestas serian algo así como: “confié en María, nuestra Madre”
Cada uno de los días  que allí vivimos fue diferente, nuestras largas y asiduas visitas a la Gruta, donde antes de que acabase el día acudíamos puntuales a la Eucaristía.
Probablemente una imagen de las imágenes que más nos sobrecogió fue el último rosario al que pudimos ir, el cual lo vivimos desde lo alto pudiendo contemplar la explanada repleta de gente para rezar, así, día tras día.
Este viaje estará marcado sin duda por toda la gente que allí conocimos, que hicieron de nuestro viaje EL VIAJE. Con la frase de “Lourdes engancha“ conocimos a un seminarista que nos descubrió un poco más la historia de ese lugar. Para cada uno de nosotros este viaje a significado diferentes cosas, pero estoy segura de que aquel ultimo día nos despedimos de allí pensando en el “Lourdes engancha”, con un volveré grabado en el corazón.
Tuvimos la oportunidad de descubrir sitios maravillosos, como la Capilla de la Adoración, donde ni una sola respiración se escuchaba, y tantos otros sitios que recorrimos con un bolígrafo y un cuaderno y unas ganas enormes de ponernos a pasar horas y horas de cuaderno.
Es posible que lo mejor fuese que relatara todo lo que allí paso, nuestra experiencia con todo lujo de detalles, pero considero que eso debe quedarse guardado para nosotros.
Aun así, no podría acabar sin antes mencionar el día que creo que fue un punto de inflexión no solo en el viaje sino también en nuestra vida, y donde pude dar sentido a aquella frase de “Lourdes engancha”. Lourdes es un lugar de peregrinación conocido por sus símbolos entre los que destaca el AGUA, y es ahí, en las piscinas donde enfermos, despojados de todo se entregan en ese intimo momento a la Virgen. Tuvimos como voluntarios la gran suerte de poder presenciar eso como testigos y como ayudantes en una labor más dura de lo que parece. Aquel mismo día nos dijeron que recordásemos como fue, para mí el día 19 de julio olía a Fe, sabia a Dulce y se veía la Misericordia. Ese día me acosté sabiendo que por un día habíamos sido instrumentos de María Inmaculada.
Muchos al hablar de familia piensan en gente que lleve su sangre. En aquel lugar descubrí que esa definición estaba incompleta, porque familia también son aquellas personas con las que puedes sentir, te ríes, y te abres en canal sin miedo y con confianza. Gracias a las dos religiosas que nos acompañaron y que nos guiaron en un viaje de altibajos, que supieron lidiar con nosotros y nos acompañaban en silencio en todo momento. Gracias a mis tres compañeros de fatigas, creo que no necesitáis oír nada de lo que a partir de ese momento significáis para mí.
Es difícil resumir en unas pocas palabras una experiencia como esta. Mentiría si dijese que no me ha cambiado. Hemos vivido tantas cosas que a veces pienso que se me quedó corto, pero me queda el saber que cuando os eche de menos y quiera revivir recuerdos no tendré que hacer nada más que abrir esa botella que me traje con agua de Lourdes, y aspirar los recuerdos.
Sandra Pillado, exalumna S. L. de El Escorial



jueves, 14 de septiembre de 2017

125 AÑOS DE PRESENCIA, PROVIDENCIA Y BENDICIÓN

Celebrar un aniversario siempre es motivo de alegría…. Por toda la vida que contagia, por recordar la historia de la que formamos parte y que tanto nos transmite… Es tener una mirada agradecida hacia el pasado, un corazón lleno de vida (y de vidas) en el presente y un levantarse y echar el pie hacia adelante, caminando con esperanza e ilusión hacia el futuro. Podríamos decir que es como un año de Gracia para quien lo vive, para quien opta por disfrutarlo y LLENARSE DE TODO LO QUE OFRECE, PARA PODER DESPUÉS REPARTIR….
Si te sientes parte de nuestra Familia (que debes sentirte si ya lees nuestro blog) apúntate y SUMA… Súmate a los que queremos vivir a tope este año de fiesta, de alegría, de celebración, de BENDICIÓN. Suma…, y suma… 125 años más. 
Súmate a los que queremos poner el mundo del revés, a los que queremos llevar a todos los rincones el Carisma concepcionista, a los que soñamos con transformar los corazones… Únete a esta historia, forma parte de ella… 
ADELANTE, SIEMPRE ADELANTE, DIOS PROVEERÁ… 
125 años y 1.000 más.

¡FELIZ CURSO Y FELIZ ANIVERSARIO!


miércoles, 5 de julio de 2017

CAMPO DE TRABAJO EN POZOBLANCO 2017

Del 4 al 14 de julio un grupo de jóvenes concepcionistas, acompañados por algunas religiosas, vivirán una experiencia de voluntariado en el CAMF (Centro de Atención a personas con discapacidad física) de Pozoblanco (Córdoba). A lo largo de estos días realizarán con los residentes talleres, salidas culturales, piscina, juegos... Todo un abanico de actividades donde la entrega, alegría y servicio de estos jóvenes harán posible unos días de ocio y felicidad a los usuarios del CAMF.
Los valores y la calidad humana de estos jóvenes podréis comprobarlo por vosotros mismos en este vídeo de un canal local de TV. Fueron recibidos por el alcalde de la Localidad y este encuentro fue noticia, retransmitida por medios locales y que ahora nosotros os hacemos llegar a través de nuestro blog.
Desde aquí nuestro ánimo y apoyo a estos jóvenes que ya dejan ver que HAN SIDO EDUCADOS EN UNA CASA DE MARÍA INMACULADA, y también nuestra oración para que estos días les sirvan de una experiencia personal fuerte, que no les dejará indiferentes.
GRACIAS POR VUESTRA ENTREGA Y GENEROSIDAD EN ESTAS VACACIONES, DE FORMA ALTRUISTA Y SOLIDARIA, CON ESTE VOLUNTARIADO.


domingo, 2 de julio de 2017

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 36

“Realicemos los deseos de Dios de buena voluntad, porque “sólo agrada a Dios aquel que da con alegría”, según la Sagrada Escritura”

REFLEXIÓN DE M. ASUNCIÓN VALLS, rcm
Poco a poco, nos va llegando en este blog el eco de la voz de Santa Carmen. Como si nos halláramos en el más sugestivo de los paisajes, en un paraje rodeado de montañas, y de pronto sintiéramos la necesidad de llamarla, gritando su nombre: ¡…Carmen…! ¡…Carmen…! Y las montañas nos sorprendieran con una resonancia inesperada: ¡… Alegría… Alegría…!
¿No entiendes “cómo puede ser eso”? No te preocupes, también María se sorprendió ante el saludo de un ángel: “Alégrate, llena de gracia!”…
Repites: “¡Carmen!”. El eco insiste: “¡Alegría!”. Se establece un diálogo con estas dos palabras por argumento único. Y acabas por entender, por percibir, otros ecos de la voz de Madre Carmen, no en las montañas sino en tu corazón: “el/la concepcionista ha de estar siempre alegre”.
A ver si nos aclaramos: tú percibes el eco de Carmen… Carmen percibe el eco de María, María percibe el eco de Dios. Al ángel le responde “hágase en mí”. A nosotros nos dice “hágase en ti”, o sea “haced lo que Él os diga”.
María se puso a cantar de contenta que estaba, porque Dios la había mirado y la había visto pequeña; y Carmen, que también lo cantaba (¿quién no canta alguna vez lo que oyó a su madre?)

¡Alegraos y cantad, todos los concepcionistas, hijos de Santa Carmen Sallés, porque el mismo Señor que miró a su pequeña sierva e hizo cosas grandes en Ella, se ha querido detener en la  pequeñez concepcionista y ha hecho cosas grandes en cada uno… Para que cada uno cumplamos sus deseos cantando ¡CON ALEGRÍA!

domingo, 21 de mayo de 2017

CRISTO VIVE ¡ANÚNCIALO!

Desde Toledo nos llega un nuevo testimonio de la Pascua. Quien nos escribe es una joven de esta preciosa ciudad y a quien damos la bienvenida y calurosa acogida en nuestro blog, dándole las gracias por querer compartir con nosotros y unirse a nuestra red. ¡GRACIAS, MIRIAM!

¿Qué palabra describiría mi Pascua 2017?: GRACIAS.
Ha sido el primer año que he vivido la Pascua en la parroquia de San José Obrero,  junto a los jóvenes del barrio y a un grupo Concepcionista que viene desde Madrid y otros puntos de España, puesto que aunque soy del barrio pertenezco a la parroquia de Santa María. Comencé la Pascua ilusionada, ya que suponía una experiencia nueva y también con muchas ganas. El motor que me ayuda siempre a entrar en la Pascua y la Semana Santa es la representación de La Pasión, una gran familia de la que afortunadamente formo parte. Gracias a ellos decidí vivir la Pascua de forma diferente, vivirla con ellos.
La verdad es que ha sido un regalo tras otro. Desde el minuto 1 me sentí una más y, sobre todo, me sentía en casa. Uno de los momentos clave fue cuando me preguntaron “Y tú, ¿Qué esperas encontrar en esta Pascua?” A partir de ahí comencé a disfrutar de cada momento, de cada sonrisa, cada conversación, cada canción, cara oración… Yo no quería simplemente acercarme más al Señor como decían muchos, yo quería encontrarme con Él, ¡¡apasionarme!!
No podría definir un solo momento de la Pascua como “el mejor” porque fueron muchos. El jueves comenzamos con la acogida de los jóvenes Concepcionistas, fue una alegría ver a tantos que vienen desde otros lugares, dejando, quizás, sus amigos, su casa, sus vacaciones… para darlo todo por y para Él durante estos días. Después, continuamos la mañana con la reunión de grupos, donde tuve la suerte de estar con los adolescentes que, aunque eran poco habladores, tenían mucho que contar. La Hora Santa y la visita a los monumentos que hicimos por la noche fueron muy especiales. En la primera me quedo con la letra de una canción que decía “Quien pierde su vida por mí, la encontrará, la encontrará” y en la segunda con una palabra que me hizo reflexionar: “El que no vive para servir no sirve para vivir”.

El viernes fue un día emocionante gracias a los testimonios que recibimos, la adoración a la Cruz y algunas conversaciones que tuvimos en los ratos libres. El sábado fuimos al encuentro de Jóvenes de todas las Pascuas de la Diócesis de Toledo y una de las cosas que más me gustó fue poder compartirlo con mis amigas, con mis chicos de San José, los jóvenes concepcionistas y con todos los que se animaron a participar en este encuentro.
En esta Pascua no solo he conseguido APASIONARME y encontrarme con Él, sino que además todos juntos le hemos acompañado en su Última Cena, en su muerte y en su resurrección. Que la alegría que todos hemos compartido estos días no se quede solo en eso, sino que sepamos transmitirla a todos los que nos rodean. Como dice la canción: 
¡CRISTO VIVE, ANÚNCIALO!

¡Ésta es la juventud de Cristo!

Miriam, joven del grupo de Toledo

domingo, 14 de mayo de 2017

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 35

“El verdadero amor a Dios, nos llevará a amar a los hermanos, nos unirá a ellos”.

REFLEXIÓN DE M. DOLORES VELASCO, rcm
Hace unos cien años M. Carmen nos comunicaba esta experiencia personal. Lo hacía porque en su vida era una convicción. Y hoy, después de tanto tiempo no ha perdido vigencia, ni fuerza. Sigue resonando como un eco, que pasando por nuestros oídos, hace un nido en el corazón, porque… es tan grande, tan actual, tan evangélico este mensaje…
El amor es más que un sentimiento, necesita expresarse y cuando lo hace, se desata el corazón.
¿CÓMO?
Escucha a ver si te suena esto: “Tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve enfermo o en la cárcel y viniste a verme. ¿Cuándo hice yo esto? Cuando lo hiciste con alguno de mis hermanos, conmigo lo hiciste”.
A lo mejor te extraña si te digo a ti, que ahora con los cascos puestos escuchas este audio, que creo en ti. Y creo porque pones mucho corazón en lo que haces.
Algo ha vibrado en mí al oír este pensamiento de M. Carmen que me ha llevado inconscientemente a esa otra afirmación suya, esa que va dejando posos de sabiduría allí donde se oye: “Haz lo que haces, hazlo bien, hazlo por Dios”.
Esta ha de ser la raíz y el aire de nuestro amor: DIOS. Lo que se hace por Él trasciende al “otro”, llega mucho más allá de cuanto podemos imaginar. Cuando se cuenta con Dios, cuando creemos que Él es el motor que activa nuestro querer, nada queda en nosotros; una fuerza mayor nos empuja a manifestarnos haciendo sencillamente el bien. A veces lo oímos en forma de noticia. Y suena así:
  • Una marea juvenil se pronuncia a favor de la vida.
  • Centenares de jóvenes celebran la Pascua conviviendo con personas en lugares donde habitualmente no llega la Palabra de Dios.
  • Acompaño grupos cuya inquietud es rehabilitar a los excluidos y marginados.
  • Corazones jóvenes dedican su tiempo libre a los enfermos e impedidos.
  • Muchos ancianos que viven en residencias, personas que acuden puntual o asiduamente a comedores sociales, encuentran apoyo en la sonrisa y gestos de corazones entregados.
Estos hechos son marcas de ese amor a Dios que impulsa a amar a los hermanos, porque en definitiva, nosotros somos quienes elegimos cómo y cuándo manifestamos el amor.
Cuando amamos, Jesús no nos pide que renunciemos a nada, sino que elijamos lo mejor, porque amar es dar sin esperar nada a cambio.
Dios creó todo por amor y nosotros somos la chispa que se le escapó a Dios en la creación. Así que ama con todo tu corazón a los de cerca y a los de lejos, porque al amarnos, el mundo se renueva, la vida siempre es nueva, siempre es nuevo el amor.


viernes, 12 de mayo de 2017

MARÍA, DANOS TU BENDICIÓN

Con esta canción del disco Tierra de Bendición, expresamos a María nuestro cariño. El texto, escrito por M. Carmen, ha sido repetido y rezado por muchas generaciones de concepcionistas que a lo largo de los años han pedido a la Virgen su protección, su presencia y su bendición. Que Ella nos siga acompañando en este mes de mayo y siempre.

lunes, 1 de mayo de 2017

EXPERIENCIAS DE LA PASCUA EN TOLEDO

"Cosa prometida es medio debida; y debida enteramente si quien promete no miente". Vamos, que LO PROMETIDO ES DEUDA... por eso aquí tenéis ya algunos testimonios de las experiencias vividas en la Pascua de Toledo. ¡Gracias a los que nos las habéis enviado!

MIGUEL ANGEL SERRANO, PADRE DE FAMILIA Y MIEMBRO DEL MLC NOS DICE:"NO SE HACERLO DE OTRA FORMA"
Llevo desde mi adolescencia celebrando la Pascua en comunidad, primero en Montañeros de Santa María, luego en Monasterios y Pascuas organizadas, pero todas tienen el mismo denominador común, que las he hecho con mi familia y amigos... aunque no sé si hay diferencia.
Ahora viene lo bueno, llevamos más de cinco años haciendo lo “mismo” y nunca es igual, celebramos la Pascua en una parroquia de Toledo con mis amigos y mi familia Concepcionista.
Me vienen a la cabeza muchos padres con los que hemos celebrado año tras año la Pascua con nuestros hijos, propios y ajenos, teniendo a Carmen Sallés como centro de nuestras vidas, cada año un padre nuevo y una vida nueva que se une a nosotros.
Tres días intensos en los que compartimos confidencias, oraciones y otras actividades que nos hacen crecer y querer seguir así todo el año y continuar en más actividades Concepcionistas. Este año fue especial, no pudimos dormir en el mismo centro que los jóvenes pero esto permitió que ellos crecieran y fueran más responsables​ de sus actos y que los mayores pudiéramos compartir nuestras experiencias como padres y católicos en la vida diaria.
Hay cinco personas que han marcado esta Pascua, una es Javier, joven parapléjico desde hace un año tras ser atropellado y que con  22 años  y la ayuda de su madre están venciendo a un imposible para recuperar su vida. Otras son Gema y Jordi, monitores de los jóvenes de la parroquia San José Obrero y ejemplo de conversación y entrega. Y el quinto es mi AMIGO ADRIÁN, de servicio en Mali, y que estaba en el corazón de todos nosotros.
Otro año haciendo lo “mismo”, pero siempre diferente, muriendo a nuestro hombre viejo y volviendo a resucitar, a emocionarnos, a convivir con nuestra GRAN FAMILIA, a la que estamos orgullosos de pertenecer y que año tras año nos abre el corazón y nos da fuerza para continuar y poder caminar llenos de entusiasmo. ADELANTE, SIEMPRE ADELANTE.
Gracias a las hermanas Concepcionistas, a Concha y a Almudena, que nos hacen la vida más fácil y se dejan la piel para que nosotros vivamos estos días maravillosos. GRACIAS.



AURORA MARTÍNEZ HERNANDO, ALUMNA DE 2º BACH DEL COLEGIO DE HORTALEZA COMPARTE CON NOSOTROS....
Esta mañana al despertarme después de dormir bastante poquito tras 4 días de Pascua en Toledo, he cogido el móvil, he abierto el what's app, y he leído uno, un tanto distinto que me invitaba a dar testimonio de lo vivido días anteriores... Bueno, pues estaba aún un poco dormida y cerré sin más la aplicación para acto seguido meterme en Twitter y empezar a pasar rápido hacia arriba sin prestar mucha atención y esperando encontrarme algún video de esos graciosos.... hasta ahí todo acorde con alguien de mi edad ¿no? Pues desbaratando mis planes, un tweet que un conocido había retuiteado, me llamó la atención. Era del mismo Don Carlos Osoro, arzobispo de Madrid; y decía tal que así: "No te dejes engañar, no tengas miedo, sal al mundo y sé testigo de lo nuevo, de lo que Jesús te hace ver en ti y en los demás." Mi cara fue un auténtico cuadro, ¿casualidad encontrarme justo lo que necesitaba escuchar? Quizá si, pero quizá no, y por eso, abrí de nuevo la conversación que había dejado a medias y contesté. Verdaderamente habían sido cuatro días únicos; para mí, los primeros de muchos y no podía desaprovechar la oportunidad de compartir aunque solo fuera, una diminuta parte de lo sentido. El jueves por la mañana llegamos a Toledo y lo que para unos fue tiempo de reencontrarse con amigos, para otros fue momento de asimilar un montón de caras nuevas. Se nos invitó a "apasionarnos", a abrir el corazón, a parar por unos días, y se nos dio una pulsera. "Te quiero mucho" ponía. Fuimos expresando en cada silencio y cada acorde lo que a nuestras palabras se escapaba. 

El viernes fue un día para dejarse llenar, y dejar que nos acariciasen el corazón ciertas personas, con su realidad, su experiencia y su dedicación; pero los héroes que nos dieron testimonio, no llevaban exactamente capa, sino que eran parte de nuestro pequeño pero gran grupo. No se nos estaba obligando a nada, pero todos sentimos la necesidad de responder a ese "te quiero mucho". ¿Que mejor forma que estar allí? En cada momento de oración, compartiendo en los grupos, cantando, dando palmas, en las procesiones, las vigilias, los oficios, en el Via Crucis, con la aplicación de las campanas, cansados, bailando, afónicos, de rodillas en el banco, sentados en el césped, con una camiseta tres tallas más grande, apretados en el coche, y con la guitarra a la espalda... simplemente estando ahí, en nuestras vacaciones; a cada momento, con una sonrisa, frente al sagrario, sin decirlo, pero sintiéndolo... "y yo a Ti, Señor, y yo a Ti." Sin duda alguna, el eterno segundo trimestre, había merecido la pena... Gracias a Madre Nieves, a Madre María, Concha, Almudena, y todos los veteranos, a Quillo y a los jóvenes de su parroquia. Gracias a toda esa gente con nombre y apellidos, que son "la pasión" de Dios, y han sido para mí, su rostro esta Pascua. 

M. MARÍA SAIZ, RELIGIOSA CONCEPCIONISTA, TAMBIÉN QUIERE COMPARTIR SU EXPERIENCIA:
“Cuánto he deseado comer esta Pascua con vosotros”… ardientemente, dice el Evangelio, con un profundo amor.  Y desde ahí nuestro lema de la Pascua: ¡SOMOS LA PASIÓN DE DIOS, APASIÓNATE!!
La convivencia, las celebraciones, los cantos, la alegría, la comprensión, el cariño, el compartir, la oración… todo nos ha unido en el corazón de Jesús.
GRACIAS JÓVENES POR VUESTRA RESPUESTA APASIONADA, ¡vosotros sois el regalo que Dios nos ha confiado!  ¡CUÁNTO AMOR HABÉIS PUESTO EN TODO EN ESTOS DÍAS!!
CREO de veras que Jesús está vivo, ¡CRISTO HA RESUCITADO! No me lo han dicho, lo he visto con mis propios ojos, lo he escuchado, sentido y vivido junto a vosotros y los adultos de esta Pascua. Hemos celebrado y orado juntos y Él se ha hecho presente tocando nuestras vidas.
Quiero dar GRACIAS A DIOS Y A MI CONGREGACIÓN por la oportunidad de vivir un año más esta PASCUA DE SERVICIO, DE FRATERNIDAD, DE FAMILIA CONCEPCIONISTA.
Ahora de vuelta a Galilea…sigamos siendo misioneros de la alegría, de la esperanza y del amor, mensajeros del evangelio, ¡¡TESTIGOS APASIONADOS DEL SEÑOR!!!

martes, 25 de abril de 2017

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 34

“ «Lo que Dios quiera» debe ser un lema en nuestra vida.

REFLEXIÓN DE M. ROSARIO MORENO, rcm
Otra vez nos encontramos. En esta ocasión quiero recordarte un lema que fue y ha sido para mí a lo largo de la vida: “Lo que Dios quiera”. Lo escuché mucha veces de labios de mis padres y de personas de mi entorno familiar y social. Me tocó vivir tiempos difíciles, como los que estás viviendo tú en este mundo revuelto y complicado. Tiempos difíciles en mi familia, donde se sucedieron acontecimientos dolorosos y a veces duros de aceptar, como la enfermedad, la falta de trabajo, la muerte de miembros muy queridos… que hacían exclamar con frecuencia  y confianza a mis padres y familia: “Lo que Dios quiera”.
También en la sociedad de entonces, como en la actual, hubo revueltas políticas que traían no pocos interrogantes sobre el futuro, y que es posible que tú también te los plantees. ¿Qué pasará? ¿Qué nos traerá el futuro? ¿Hacia dónde camina esta sociedad, la familia, la Iglesia, y el mundo? Seguro que te lo has preguntado alguna vez.  Yo viví un cambio de época en lo familiar, en lo social, en lo religioso y moral, en lo económico y político, en  el que parecía que todo se ponía en entredicho. Quizá tú sientes lo mismo y que hasta te falta un suelo firme donde asentar tus pies para caminar. Recuerda que “nada es perfecto”, como dice “El Principito” y que “ninguna sinfonía está concluida”, como afirma un teólogo de estos tiempos (Karl Rahner). Pues bien: ¿dónde quiero llegar con todo esto? A compartir esos ecos de las palabras que en mi ambiente familiar y social yo con frecuencia, escuchaba “Lo que Dios quiera”.
Allí, desde mi niñez, aprendí a confiar, a dejarme conducir por la mano Providente de Dios. Si algo realmente conservo y hago mio cada día de esto es que hay un hilo conductor en la vida,  invisible con frecuencia, pero que está guiado por un Padre Bueno y Misericordioso que solo quiere el bien de su hijos. No es fácil aprender esta lección, pero te aseguro que la vida enseña y educa si sabes vivir así, abandonado en las manos providentes de Dios y ocurra lo que ocurra digas: “Lo que Dios quiera”.
Pasaron los años de la infancia y adolescencia, un camino a menudo con obstáculos, pero en el que fui descubriendo desde el hogar y en la escuela y sobre todo en el encuentro con la Palabra de Dios y la oración secreta del corazón a decir: “hágase tu voluntad, Padre”, versión orante de “Lo que Dios quiera”. Llegó el momento de mi discernimiento vocacional, que ya sabes lo largo y complejo que fue en mi vida, repetía con frecuencia: “Lo que Dios quiera”.
Pasaron los años, y lo enseñaba a las primeras religiosas con las que tantos avatares pasamos en aquellos años de la Fundación Concepcionista. Cada casa fundada, cada proyecto que hacía lo presentaba en la oración y discernimiento y terminaba diciendo “Lo que Dios quiera”. Te contaría muchos casos concretos pero no es posible en este momento.
Conté con Santa Teresa de Jesús como maestra espiritual para mi vida de oración personal y ella lo repetía con frecuencia y hasta lo cantaba en un himno: ¿lo conoces? Se llama “¿Qué mandáis hacer de mí? También a S. Ignacio de Loyola, cuya espiritualidad fui bebiendo, y lo repite en sus “Ejercicios espirituales”; y que prácticamente todos los santos lo han tenido como lema de su vida. Toma cualquiera de ellos, los que más te gusten y lo comprobarás.
En fin: te lo repito: “Lo que Dios quiera”. Hagamos de ello un lema  para nuestra vida. Todo saldrá bien si vives esta actitud de confianza y abandono en Dios, porque no te he dicho que esto no tiene nada de resignación pasiva sino de confianza activa; en este lema está condensada toda la espiritualidad cristiana: vivir la Fe, la Confianza y el Amor.
Vivir así es camino seguro, ocurra lo que ocurra en tu vida. No lo olvides: Dios es Padre y solo quiere nuestro bien. Así que repite: “Lo que Tú quieras, Padre”.

viernes, 21 de abril de 2017

PASCUA CONCEPCIONISTAS 2017

Una nueva PASCUA,  diferente pero igual de apasionante... Toledo volvió a ser el destino elegido por el grupo de concepcionistas que deseaban, como Jesús,  celebrar la Pascua...y prepararon un lugar: La Parroquia de San José Obrero, que con su sacerdote,  Quillo, abría un año más sus puertas y acogía de corazón a jóvenes y familias que deseaban vivir esos días de encuentro y comunión.
El video que os ofrecemos a continuación recoge muchos de los momentos vividos.
Gracias por compartirlo!!
En próximos días publicaremos algunos testimonios de la experiencia vivida.

martes, 4 de abril de 2017

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 33

“El amor a Dios y la confianza en su amor constituyen el más sólido fundamento de la felicidad”.

REFLEXIÓN DE M. BELÉN GÓMEZ, rcm
M. Carmen quiso dejarnos en su herencia algunos indicadores del camino hacia la felicidad. Ella sabía que todos buscamos ser felices, pero a veces el camino no es el correcto, por eso nos recordó que amar a Dios y confiar en su amor es un cimiento sólido para construir nuestra vida.
Este camino tiene una puerta de entrada que es reconocer todo lo que hemos recibido de Dios: la vida, la familia, los amigos, la fe… son regalos que nos hablan de amistad, de cariño y cuidado de Dios en nuestra vida. Por eso, podemos decirle “Creo en tu amor, confío en Ti”. Creer en el amor de una persona es la mejor manera de amarla.
El amor no se impone, el amor se da y se entrega pero hay que acogerlo, por eso para M. Carmen abrirse al amor y la confianza en Dios son los cimientos más sólidos para edificar nuestro proyecto de vida: resisten dudas, miedos, sufrimiento, oscuridad, pruebas… porque...
Si amas a Dios en ninguna parte estarás solo, Él camina siempre contigo.
Si te dejas amar por Dios no te perderás, porque Él te conducirá por el camino de la vida.
Si confías en Dios, encontrarás la felicidad, porque ser feliz es saber que todo tiene sentido y que tu corazón está lleno de un don que no se agota: el cariño, la ternura que Él derramó primero en tu vida.

Por eso, nada ni nadie podrá separarnos del amor de Dios que se nos regaló en Jesús y en su Palabra, y en aquellos que como Carmen Sallés, han caminado tras sus huellas haciendo el bien y regalando vida.