SI BUSCAS, ¡ENCUENTRAS!

BLOG CONCEPCIONISTA: ¡S I B U S C A S , E N C U E N T R A S !

TIEMPO PARA COMPARTIR... TIEMPO PARA DIALOGAR... TIEMPO PARA CONOCER... ¡DATE UN TIEMPO!
CON EL TIEMPO, TODAS LAS PREGUNTAS... ENCUENTRAN SU RESPUESTA

Alza tu corazón al cielo y vive desde el interior, apostando por los valores del Evangelio, al estilo de Jesús de Nazaret.
Camina, vive y sueña...
Realiza lo grande partiendo desde lo que aún es pequeño.
De la mano de M. Carmen Sallés y junto a María Inmaculada, grita con toda tu alma:
ADELANTE, SIEMPRE ADELANTE... DIOS PROVEERÁ.

martes, 25 de abril de 2017

ECOS DEL PENSAMIENTO DE STA. CARMEN Nº 34

“ «Lo que Dios quiera» debe ser un lema en nuestra vida.

REFLEXIÓN DE M. ROSARIO MORENO, rcm
Otra vez nos encontramos. En esta ocasión quiero recordarte un lema que fue y ha sido para mí a lo largo de la vida: “Lo que Dios quiera”. Lo escuché mucha veces de labios de mis padres y de personas de mi entorno familiar y social. Me tocó vivir tiempos difíciles, como los que estás viviendo tú en este mundo revuelto y complicado. Tiempos difíciles en mi familia, donde se sucedieron acontecimientos dolorosos y a veces duros de aceptar, como la enfermedad, la falta de trabajo, la muerte de miembros muy queridos… que hacían exclamar con frecuencia  y confianza a mis padres y familia: “Lo que Dios quiera”.
También en la sociedad de entonces, como en la actual, hubo revueltas políticas que traían no pocos interrogantes sobre el futuro, y que es posible que tú también te los plantees. ¿Qué pasará? ¿Qué nos traerá el futuro? ¿Hacia dónde camina esta sociedad, la familia, la Iglesia, y el mundo? Seguro que te lo has preguntado alguna vez.  Yo viví un cambio de época en lo familiar, en lo social, en lo religioso y moral, en lo económico y político, en  el que parecía que todo se ponía en entredicho. Quizá tú sientes lo mismo y que hasta te falta un suelo firme donde asentar tus pies para caminar. Recuerda que “nada es perfecto”, como dice “El Principito” y que “ninguna sinfonía está concluida”, como afirma un teólogo de estos tiempos (Karl Rahner). Pues bien: ¿dónde quiero llegar con todo esto? A compartir esos ecos de las palabras que en mi ambiente familiar y social yo con frecuencia, escuchaba “Lo que Dios quiera”.
Allí, desde mi niñez, aprendí a confiar, a dejarme conducir por la mano Providente de Dios. Si algo realmente conservo y hago mio cada día de esto es que hay un hilo conductor en la vida,  invisible con frecuencia, pero que está guiado por un Padre Bueno y Misericordioso que solo quiere el bien de su hijos. No es fácil aprender esta lección, pero te aseguro que la vida enseña y educa si sabes vivir así, abandonado en las manos providentes de Dios y ocurra lo que ocurra digas: “Lo que Dios quiera”.
Pasaron los años de la infancia y adolescencia, un camino a menudo con obstáculos, pero en el que fui descubriendo desde el hogar y en la escuela y sobre todo en el encuentro con la Palabra de Dios y la oración secreta del corazón a decir: “hágase tu voluntad, Padre”, versión orante de “Lo que Dios quiera”. Llegó el momento de mi discernimiento vocacional, que ya sabes lo largo y complejo que fue en mi vida, repetía con frecuencia: “Lo que Dios quiera”.
Pasaron los años, y lo enseñaba a las primeras religiosas con las que tantos avatares pasamos en aquellos años de la Fundación Concepcionista. Cada casa fundada, cada proyecto que hacía lo presentaba en la oración y discernimiento y terminaba diciendo “Lo que Dios quiera”. Te contaría muchos casos concretos pero no es posible en este momento.
Conté con Santa Teresa de Jesús como maestra espiritual para mi vida de oración personal y ella lo repetía con frecuencia y hasta lo cantaba en un himno: ¿lo conoces? Se llama “¿Qué mandáis hacer de mí? También a S. Ignacio de Loyola, cuya espiritualidad fui bebiendo, y lo repite en sus “Ejercicios espirituales”; y que prácticamente todos los santos lo han tenido como lema de su vida. Toma cualquiera de ellos, los que más te gusten y lo comprobarás.
En fin: te lo repito: “Lo que Dios quiera”. Hagamos de ello un lema  para nuestra vida. Todo saldrá bien si vives esta actitud de confianza y abandono en Dios, porque no te he dicho que esto no tiene nada de resignación pasiva sino de confianza activa; en este lema está condensada toda la espiritualidad cristiana: vivir la Fe, la Confianza y el Amor.
Vivir así es camino seguro, ocurra lo que ocurra en tu vida. No lo olvides: Dios es Padre y solo quiere nuestro bien. Así que repite: “Lo que Tú quieras, Padre”.

No hay comentarios: