SI BUSCAS, ¡ENCUENTRAS!

BLOG CONCEPCIONISTA: ¡S I B U S C A S , E N C U E N T R A S !

TIEMPO PARA COMPARTIR... TIEMPO PARA DIALOGAR... TIEMPO PARA CONOCER... ¡DATE UN TIEMPO!
CON EL TIEMPO, TODAS LAS PREGUNTAS... ENCUENTRAN SU RESPUESTA

Alza tu corazón al cielo y vive desde el interior, apostando por los valores del Evangelio, al estilo de Jesús de Nazaret.
Camina, vive y sueña...
Realiza lo grande partiendo desde lo que aún es pequeño.
De la mano de M. Carmen Sallés y junto a María Inmaculada, grita con toda tu alma:
ADELANTE, SIEMPRE ADELANTE... DIOS PROVEERÁ.

domingo, 8 de octubre de 2017

CAMINO DE SANTIAGO, EL RETO DE NO CONFORMARSE CON POCO

Seguimos compartiendo experiencias de verano en nuestro blog. Hoy, Elisa Tirado, exalumna del colegio de Pozoblanco (Córdoba) comparte con nosotros cómo fueron esos días vividos en familia de camino a Santiago de Compostela. Gracias por llenar de momentos felices nuestro blog.

El pasado mes de marzo comenzaba la gran aventura, ya que decidí apuntarme de nuevo a hacer el camino de Santiago con el grupo de Quillo y las Concepcionistas. Llegó el ansiado mes de julio, terminé mis exámenes y seguidamente comenzaba este gran viaje, en el que iba con dos grandes amigas. Salimos de Madrid con el grupo de las Concepcionistas y poco después nos juntamos con el grupo de Quillo, un autobús lleno de familias y otro con jóvenes. Sentía que ese camino iba a ser especial.
El día 11 nos pusimos en camino desde Betanzos, éramos un grupo muy numeroso, para lo bueno y para lo malo, pero la verdad que no hubo ningún aspecto negativo ya que, cuando más lo necesitábamos siempre tenías a alguien cercano, ya sea un niño pequeño para sacarte una sonrisa, alguien de tu edad que te animaba a seguir hacia delante o quiénes podían hacer de padre o madre en el camino, que te hacían ver las cosas desde otro punto de vista. Yo opino que en cada viaje encuentras una familia diferente que te guardas para ti misma.
Y llegamos a Bruma, la etapa se me hizo muy amena mientras íbamos haciendo grupo, hablando con diferentes personas y haciendo verdaderos amigos que siempre llevarás en el recuerdo.
Estábamos cada vez más cerca, cada día nos poníamos una meta diferente y esta vez era llegar a Sigüeiro. Nos poníamos en camino cada mañana con una sonrisa, aunque muchos llevásemos ampollas o estuviésemos cansados, no era suficiente para rendirnos. Aprovechábamos para confesarnos con Quillo, para hablar con las Madres Concepcionistas y para encontrarnos a nosotros mismos.
Llegamos a Santiago, cada uno había conocido sus límites, nos habíamos dado cuenta de que cuando decimos “no puedo más” siempre podemos aguantar un poquito más. Llevemos esto al día a día, cuando creemos que todo va mal, siempre hay algo positivo. Seamos constantes porque la felicidad es efímera pero la satisfacción es para siempre, no nos conformemos con poco si sabemos que podemos dar más de nosotros mismos.

Quiero agradecer a todas y cada una de las personas que me han acompañado en este camino, que me han ayudado a crecer como persona y que me da ganas de volver el año que viene. Sin duda, es una experiencia que hay que vivir, ya la he vivido dos veces y sé que volveré de nuevo porque esa semana da para mucho.
Cada peregrino es una flecha amarilla que llevo conmigo.

Elisa Tirado Caballero, Exalumna de Pozoblanco



No hay comentarios: